El proyecto CUCO lo formamos Jose Angel EA5HIR y Agustín EA5GSY respaldados por un gran grupo de radioaficionados. Empezamos buscando la excusa para reunirnos los fines de semana y pasar un tiempo en torno a la radio con actividades al aire libre. Ahora ese grupo de amigos se ha multiplicado y desde cualquier punto de España y el mundo se puede formar parte de el. El Cuco es la típica construcción agrícola que antaño encontrábamos en los viñedos de La Mancha, sirviendo de refugio y hogar durante las jornadas de trabajo. Actualmente hay algunos en la Manchuela Albaceteña, recordando la dureza de la naturaleza y la fragilidad del hombre que busca protegerse. En la frontera entre Madrigueras y Motilleja, donde desarrollamos muchas de nuestras actividades, se encuentra un Cuco que nos recuerda el ingenio y la humildad de nuestros predecesores. De ellos aprendemos y hacemos bandera.

Hemos cumplido seis años y esperamos que sean muchos más. Un camino que comenzó en busca de compartir experiencias, buenos momentos con nuestros amigos y siempre con la radio como punto de partida y que no nos ha defraudado en absoluto. Ahora somos más, algunos con la experiencia de habernos conocido físicamente en alguna de las actividades y muchísimos, todavía, a la espera de ese momento. En nuestro hobby no hay distancias o mejor dicho nuestro objetivo cuando encendemos el equipo es que no las haya. Eso solo lo entendemos los radioaficionados y nosotros lo hemos conseguido. El CUCO Team lo formamos ahora más de 100 entusiastas de todos los rincones de España y de 28 países que nos siguen a través del Blog diariamente. Nos llaman, nos escriben, nos dan ideas, nos preguntan, nos corrigen y sobre todo nos animan a seguir y crecer. El CUCO es una experiencia entorno a la técnica, la naturaleza y la amistad, así lo resumiría después de este tiempo.


lunes, 8 de enero de 2018

Volvemos a los tiempos duros.

Hace unos días escuchaba un interesante qso en un repetidor de VHF sobre la penosa propagación que, en opinión de los dos colegas, estábamos teniendo últimamente en las bandas de HF. No pude evitar recordar, como si de un flash se tratara, escenas concretas de mi pasado como radioaficionado, incluso reviví por un segundo olores y "colores" que me transportaron por un instante 10 años atrás o incluso a la época de oscuridad entre los ciclos 22-23 o incluso el anterior 21-22. En aquellos años también llegamos al mínimo solar y muchos descubrimos nuevas bandas y modos en nuestro querido espectro radiofónico, lo que fuera en tal de seguir conectando a diario la emisora. Ahora en este recién estrenado 2018 estamos en las mismas y cojo prestado un clarificador esquema que los amigos de www.ea1uro.com has realizado para ilustrar la situación:




Al tiempo, los Cucos recibimos unas consultas sobre las Bazooka bibandas que nos hacen reflexionar sobre este asunto, que no tiene mas discusión, buscando algún tipo de solución a un fenómeno físico inapelable y cierto. Si con el dipolo vamos a tener difícil el DX, ¿podríamos convertir nuestra antena en un súper radiante a nivel local, EA? ¡Vamos a intentarlo!

Los dipolos tienen una interesante posibilidad que otras antenas no, podemos variar su lóbulo radiante y con tiempo, imaginación y conocimiento podemos llegar a dominar la práctica y buscar la mejor disposición radiante para disfrutar de momentos realmente buenos. Se puede conseguir un ángulo radiante con gran incidencia vertical en busca del efecto NVIS. De igual modo podemos reforzar señal en áreas muy concretas y a distancias determinadas, siempre con un porcentaje de aproximación admisible.



Elevar las puntas del dipolo, girar los brazos o utilizar el tercer brazo en las monobandas son posibles modificaciones que nos harán experimentar otra radio y seguramente capear mejor la calma chicha hasta la llegada del ciclo 25. ¡Ánimo y a probar!

Esperamos fotos. 73